Etiquetas

1984 (2) 1985 a 1990 (1) 1987 (1) 1988 (1) 1991 (1) 2013 (1) 2014 (27) 2015 (7) 2016 (6) 2017 (101) acrosticos (16) copla (1) diciembre (10) Haiku (9) microcuentos (26) noviembre (20) poesia (78) poesía (7) prosa-poética (1) relato (1) soneto (3) tanka (1)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma, de poemas, pensamientos, reflexiones... Soy Hortensia Márquez Chapa, bienvenido/a.¡¡¡

domingo, 10 de diciembre de 2017

Microcuento

El vuelo de una libélula creó una brisa suave que lanzó al viento el aroma de una nostalgia triste. Si te alcanza, una lluvia de lágrimas empapará tu pena.



sábado, 9 de diciembre de 2017

Sueños soñados y no

Cuando la mañana se levanta
con la albura grisácea,
el latrocinio nocturno 
de los sueños;
el amargor y la bilis
de la realidad
te redacta un contrato
de angustia de por vida.
Y no sabes si firmar 
con la sangre o con el sudor.

Repaso entonces 
todos los sueños 
que no me robaron,
que si tuve y viví,
y comienzo la siembra
de una cosecha venidera 
repleta de posible y 
buenos augurios. 
Recordando que el final
aun no tiene fecha
y que el poder de decidir
lo tengo yo.

(Hortensia Márquez - 9.12.2017)

Imagen: fotografía de Oscar Pérez



miércoles, 6 de diciembre de 2017

Copla a la Patata Revolcona o Machacona

Comida de buenos campesinos rudos
labradores de la dura y noble tierra
la que popular sabiduría encierra 
para cultivar sin trabas y sin nudos.

Cebolla, laurel y patata cocemos,
freímos panceta o tocino muy fino
la grasa creada con ajo cocino
al nuevo resulto pimentón ponemos.

Las patatas sin agua en pote de barro
añadimos el resultado anterior
machacamos con cuchara superior
y servimos con la corteza del guarro.

Copla Castellana de 12 silabas cada verso
ABBA CDDC EFFE  12 VERSOS 

Plato típico de mi tierra Ávila, comida de campesinos, lo comían los labradores en el campo utilizando como cuchara los torreznos o panceta.

De alegrías compartidas y no bien recibidas

En dulce no amargo, la que vives por vivida
de color no negro, te paseas por delante
de tantos que no dejan celebrar con talante
los días que son felices, bilis retenida.

Que teniendo amargura, alegría no sabida
se complacen en mofarse, detrás y delante
que tu vida es absurda, gusto poco galante.
Vive alegre compañero, esta que es tuya vida.

Pero teniendo ocasión,  si puedes tu ayudarles
a tener una visión, abierta por sensata
mirarse para bien, y nunca para ladrarles

los que nos reímos, alegría no novata
regalamos chaparrones, así hasta calarles. 
¡vengan nubes grises, que les daremos cantata!


Soneto Clásico  - ABBA ABBA CDC DCD 14 silabas 

Carta abierta

No soy de aquí… ni soy de allá no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad.
Facundo Cabral.


Buscando la identidad, deambulo, busco y deambulo. ¿Qué es la identidad? ¿Cuál es mi identidad? ¿Cuál es mi color de identidad?

Sé que soy ciudadano del mundo, porque en él nací, en él vivo y en él moriré.

No soy muy de banderas ni de himnos, yo soy de personas y sentimientos y de escritores y poetas, me da igual de donde sean y donde poeticen su mundo. Soy de seres con ganas de decir y de contar y yo con ganas de escuchar. Soy de una sonrisa, y una cerveza o un vino en una charla de amigos. Soy de una película, o una ópera o una canción a voz y guitarra.

Ya no soy joven, pero no soy vieja. No me importa la edad, y aunque alguien dijo que solo es una fecha en el carnet, también lo es en los huesos, y en el alma y en el peso de la vida. La edad es haber vivido, tener más donde comparar y más donde elegir. Pero también es aprender a respetar y valorar y entender y sobre todo a no prejuzgar.

Soy del puente románico que me vio nacer, bajo el que pasa el río que desciende con las aguas frías de la sierra. Pero también soy del emigrante que llegó en patera o del que viene buscando un mañana mejor que el pasado que tuvo. 

Soy del amigo que me pide ayuda, y del que sólo quiere compañía.

Y con los años también aprendí, que nadie es del todo malo y nadie es del todo bueno. Que la vida es siempre una mentira o una verdad a medias. Que para el caso es lo mismo. 

Que llorar limpia, y que reír tonifica. Que un abrazo puede ser la mejor medicina para un corazón triste y que siempre, siempre prefiero decir el lado bueno de las cosas antes que el malo. Aunque decir el malo también es importante.

Que a quien se quiere hay que decir “Te quiero” siempre que puedas, que quizá mañana ya sea tarde.

Así pues: no, no soy de aquí y si lo soy. Mi edad es mi porvenir e intentar ser feliz es mi color de identidad.

Acaríciateme

Delante del espejo,
en un absurdo acto de auto-aceptación
una voz como susurro hilarante,
socarrón y burlón me dijo
-Acaríciateme el alma,
acéptateme como eres.

Absurdo mensaje, pienso,
no tiene sentido.

Reparo las grietas
que el tiempo hizo en
la autoestima,
aunque cada grieta
dejó fisuras imposibles de arreglar.

Y de nuevo el susurro,
ahora menos burlón y más cierto.

-Acaríciateme el alma,
acéptateme como eres.