Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (1) 2013 (1) 2014 (26) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (85) 2018 (16) acrosticos (17) Álvaro (1) colaboración (2) diciembre (24) Haiku (11) hokku (1) lira (2) microcuentos (26) Mondô (1) noviembre (9) poesia (53) poesía (27) prosa-poética (2) relato (1) Senryu (1) soneto (1) tanka (1)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma, de poemas, pensamientos, reflexiones... Soy Hortensia Márquez Chapa, bienvenido/a.¡¡¡

miércoles, 25 de octubre de 2017

Desperté en ti

D_escuidé abrazos,
E_vité deseos y
S_olo soñé.
P_asé la vida
E_scondiéndome y
R_etirándome de
T_i.
E_rrores sin sentido.

E_mpezar de
N_uevo.

T_oco tu luz,
I_nserto mi yo en ti.


martes, 24 de octubre de 2017

La Niebla

«No sirvió de nada hablar, se fue.
Pienso que dialogar despeja y ayuda a ver mejor el bosque de ideas y sentimientos que hay entre dos.

Pero mis paisajes interiores, están habitados por nieblas, que asustan a quien los visita.» 



(concurso microcuentos Paisajes Interiores de Microcuentos.es) Octubre 2017

Letargo Buscado


 Sentada en un sillón,
de esta sala tranquila,
solitaria y solo mía.
Acomodo mi cabeza
en el respaldo y miro.
Miro y no veo.
Solo escucho;
el grito agudo del silencio,
la voz callada de mi luz,
el aullido feroz de la brisa,
el susurro de miles de voces.

Y escucho la mañana que canta,
la tarde que ríe a carcajadas
y la noche que gime.
Y escucho tu voz en mi nuca,
mi aliento en el espacio que habitas.

Escucho la brisa que sisea,
por entre los huecos pequeños,
que hay en el limbo donde,
de vez en cuando,
me depósito y me quedo.

Y despierto,
de este letargo buscado.
Descubriendo de nuevo que
la luz que tengo me calienta.





jueves, 19 de octubre de 2017

Hoy igual que ayer

Y los monolitos de piedra,
seguían siendo adorados,
como dioses que guardan
el destino del ser humano.

Y la vida seguía siendo
un duro camino para unos,
un duro camino con rosas,
para otros.

Y los niños seguían jugando
en el patio del colegio,
ajenos al devenir de la vida,
al ajetreo feroz de los poderosos.

Y los amantes seguían amando,
y deshojando flores
y cielos estrellados,
y celebrando besos y caricias.

Y la vida seguía igual,
porque el ser humano
es el mismo, y mismos

sus deseos e instintos.

sábado, 14 de octubre de 2017

Microcuentos, poesías y mas "pequeñitos" (1 al 15 oct.2017)

Ato y desato los nudos desnudos que abren y cierran mi cordura, mi miedo y mi yo. Anudo, desnuda la verdad que esconde mi sonrisa.

Gota de ti, que ronronea mis labios. Que humedece mis suspiros. Que perfuma mis quimeras. Que habita mis pasados contigo y sin ti.

Q_uise tener U_n mundo I_nfinito. M_ágico y E_téreo. R_efugio y A_mparo.

Añoranzas absurdas, que no puedes ser cumplidas por mas que se añoren. Vacíos erróneos imposibles de llenar. Y el reloj sigue.

Si hubiera sabido que llegaría a no ser nada de lo que pensé,quizá mejor no habría pensado nada.Me habría evitado la frustración

Me robaste la indiferencia. Me robaste la apatía. Me robaste el desconocimiento. Me robaste el hastío. Y me diste todo.

Destellos claros, que iluminan todo. Tú, siempre tú.

Los besos en el aire no valen, les falta piel.

Abrazo un recuerdo, una caricia lejana. Un suspiro que ya no está, un amor que se fue. Abrazo nostalgias, aunque no sirva de nada.

Sublime, delicado, dulce y efímero. Así recordaba su primer beso. Imperecedero, cálido y hermoso. Así permaneció en su memoria.

C_ompón U_n E_nredo N_ítido y T_áctil. A-cerca M_i E_star. U_ne N_otas dulces. C_amina U_ntando E_xpresiones N_uevas y T_oca O_lores
#acrostico #poesia

------------------------------------------------------------------------
Y me quedé sola. Sentada en una nube absurda y gris, cargada de miedo. Me quedé, aletargada, dormida, como parásito que no vive

-Tras las cortinas del tiempo,la vida se le antojaba mejor
Miró en el espejo de su yo actual y también le agradó Vive cada etapa
-Subieron juntos, apoyándose el uno en el otro. Ayudándose a llegar, sin soltarse. Y llegaron.


-Y descubrió que vivía en su sonrisa, en su mirada, algunas veces perdida. En el aroma de su cuerpo. Ese era su mundo.

-Se me llenaron las ganas de ti.

-Se quitó telarañas, se lavó las llagas, se curó el tiempo perdido y se puso un reloj nuevo y una sonrisa prestada.

-Ni la princesa era tan débil, que debía ser salvada, ni el valiente caballero, tan fuerte. El cuento es cuento, no verdad.

-Y los monstruos ya no acechan tras los rincones oscuros,ahora vienen disfrazados de políticos que te venden falsas verdades.

-Pasó de pensar que podría ser. Posó un pie con decisión y comenzó un camino y caminó con paso firme y sin prisa. Saboreando.

-Nos rodeamos de voces que creen decir la verdad absoluta. La vida es una gran mentira,no te la creas, pero no dejes de vivirla

-- No me niegues (dijo el miedo)
- No me temas (dijo la vida) El temor te ayuda a decidir bien, cómo caminar por la vida.
-Como gota de lluvia sobre el cristal, así me fui derramando por tu memoria, hasta evaporarme y desaparecer.

Vida

Amanece,
comienza la vida y
el aire me limpia
las legañas que la noche
genera en mi sique.
Me desperezo el alma,
desenredo las ideas
y me lavo las ganas de empezar.
Vivo, respiro vida,
(algunas veces).
Vegeto, deambulo y lloro,
(otra veces).

El ocaso,(a lo lejos)
la vida se despide,
el aire se vuelve denso,
pero las cosas se ven
mucho más claras.
La vida te enseña y te pule.
Define lo que si y lo que no.
Te abrazas a lo bueno y
desechas lo que daña.
Es tiempo de cosechar,
de poner cada cosa en su sitio,
y dejar las caretas en el baúl,
donde se guardan los disfraces,

las falsedades y lo que no somos.



jueves, 12 de octubre de 2017

Tengo ganas.

Tengo ganas de paz,
de sosiego para el alma.
Ganas de risas alocadas,
de charlas de sobremesa.
Tengo ganas de abrazos sinceros,
de miradas limpias y besos cálidos.
Ganas de comer y beber  vida,
de saborear los pequeños placeres.
Tengo ganas de sentirme a gusto,
de estar segura y tranquila.
Ganas de respirar hondo y
sentir que se me llena la vida.

Tengo ganas de sentirme bien,

de quererme, de gustarme y de cuidarme.


martes, 10 de octubre de 2017

Finales de Septiembre (relato corto)

Amanecía, y la luz de la mañana se filtraba por la cortina, haciendo que la habitación estuviese iluminada, con esa tenue luz que te permite verlo todo sin que moleste. Adoraba aquellas mañanas perezosas de sábado, de finales  de septiembre. Cuando ya los días van a menos (como decía su madre).  Le gustaba despertarse así, de a poco, comprobando cada rincón de aquel espacio que tan bien conocía. Haciendo memoria de cosas banales del día anterior.  Poniendo una pequeña lista de planes para el día.: leer, pasear, quizá un café con Ana, o podía quedar para ir a ver alguna película.
Se levantó y avanzó hasta la ventana para correr las cortinas y abrir la ventana. El aire fresco de la mañana inundó la sala y sus pulmones. Dejó que acariciara su piel hasta erizar el bello. No era nada ni nadie, antes del café. Puso una canción y se sirvió un café con leche y una cucharada de azúcar moreno, una tostada con aceite de oliva y dejó que el café y la música la posicionaran de nuevo en el mundo de los vivos.
Mientras desayunaba, hizo un repaso mental de la conversación que había tenido con Jorge unos días atrás, seguía sin entender el porqué de su nueva postura, había pasado de ser un proyecto de relación a amigos distantes.  Creía que había buena química entre ellos, es mas sabía que la había, por eso no entendía que había pasado. No quería comerse la cabeza con aquello, hacía tiempo que las relaciones habían pasado a un segundo plano en su vida. – Mejor sola que acompañada de seres que proyectan mala sombra- como decía Ana.
Tomó la taza y se aproximó a la ventana, corría una brisa que hacía que las ramas del chopo que tenía frente a la ventana se movieran, parecía una danza un tanto alocada con una extraña coordinación descoordinada. Las hojas se movían como bailarinas de una cajita de música. Dio un sorbo al café y dejó que aquel bonito espectáculo de ramas y hojas bailando al compás de la música que salía de su equipo, inundase la cocina. (Dulce mañana de sábado, me conformó con poco – se dijo).
Dejó la taza y la cuchara en el lavavajillas y de dispuso a leer un rato. Se dejó caer en la cama, acomodó la almohada a la espalda, se puso las gafas y dejó que la lectura la envolviera en ese mágico mundo que solo un buen libro sabe crear. Por espacio de aproximadamente una hora ya no era ella, era el personaje central y sus circunstancias. Miró el reloj, y pensó que quizá ya era hora de dejarlo, pero un capitulo a medias, ni pensarlo (manías de lector-se dijo).
Puso el marca-páginas y se levantó, de verdad que no sabía qué hacer, estaba tan a gusto así, perezosa y relajada.
En el cine de la esquina estaban reponiendo grandes clásicos del cine. Ese podía ser un buen plan para la tarde.  Un paseo matutino y de paso miro la cartela para hoy. Si algún título me interesa llamo a Ana por si la apetece – pensó.
Se puso un pantalón cómodo, unas zapatillas y su camiseta preferida, esa que ya iba perdiendo el color por el mucho uso y el tiempo. Le que se compraron en aquel puesto del rastro una mañana de domingo de resaca y risas hace ya un sinfín de años.  Tomo el bolso y las llaves y salió a la calle a disfrutar de aquel maravilloso día de finales de septiembre.


Hortensia Márquez  - Sep.Oct/2017 (@horten67)

viernes, 6 de octubre de 2017

Condena

Condenada a quererte,
a sentir que las fuerzas
se van si no estás.
Condenada a repetir
la misma música de
caricias y besos que
me emborrachan de ti.

Condenada a odiarte,
a notar que a veces
me ahogas y te ahogo.
Que hay vida fuera de ti
y no sé si la estoy viviendo.
Que si estar contigo es condena
no quiero estar.

Condenados a entendernos.
Porque eso es la vida: convivencia
Aceptar y que te acepten.
Ayudar y que te ayuden.
Querer y que te quieran.

Hortensia Márquez

oct.2017

martes, 3 de octubre de 2017

Cántame un cuento.

Cuéntame un cuento,
de días dulces
y noches suaves.
De ninfas y náyades,
de bosques y madreselvas.

Cántame un canto,
al son de brisas y
rumor de rio claro.
De voces amables y
músicos  mágicos.

Cántame un cuento.

Cuéntame un canto.


domingo, 1 de octubre de 2017

Me nublo.

Me nublo.
Algunas veces
me vuelvo gris,
me derramo por
entre las líneas,
que, tristes, escribo.
Me vuelvo de alquitrán,
espesa y negra.
Envuelvo y emborrono
palabras y ojos.
Al compás de la siniestra
melodía del reloj,
los minutos golpean,
cual martillos locos,
los oídos de mi 
espacio vivido.
Me nublo……
Pero hay más 
después de la tormenta.


Micropoemas y Haikus (21 al 30 de Sep.)


El poeta siembra el terreno vacío con versos frescos.

Hay palabras pequeñas que mueven grandes masas. Y grandes palabras que son pequeñas y vacías. Todo depende de como se digan.

En silencio, paseando, deambulando por entre rostros que no me ven. Soñando, despierta, por entre salas que no están. Absorbo.

No me mires,no. Solo respira mi yo. Si miras, no ves.

Microcuentos (sept. del 21 al 30 )

- Me cubro cuando descubro que me miras. Me siento desnuda si me ves. Me tapo y me escapo y me enredo en tu forma de ver.

- Era un arlequín triste con sonrisa de llanto, Con pintura fúnebre y mirada marchita. Payaso sin risa.

- Y prensó que el pensamiento no era nada, solo algo efímero y etéreo. Y pensó que debía dejar de pensar y empezar por hacer.

- El desolado paisaje, se le antojo el fiel reflejo de si mismo.
- Lo que veo es lo que soy - pensó, desolación.

- Quería reescribir su historia, pero no sabia por donde empezar. Estaba plagada de errores y traspiés.

- La luciérnaga iluminó el camino al ente perdido en la maleza del bosque, y el ente entendió que para caminar se necesita apoyo

-Desconcertada, siguió deambulando, perdida en la maree de seres que no se ven pero se odian. Sin saber como salir de allí.

- Paseaba su desilusión por el mundo, casi como un trofeo. Amargada existencia de un pobre payaso triste.

- Y pensó que el pensamiento no era nada, solo algo efímero y etéreo. Y pensó que debía dejar de pensar y empezar por hacer.

- Después de quitarse las telarañas, se lavo las llagas,se curó el tiempo perdido y se puso un reloj nuevo y una sonrisa prestada.

--Te compro una caricia-dije al viento.
-Te cambio una lagrima por un arrullo-dije al río. -Te regalo un beso-dijo el miedo

- Te me robaron.
Te me quitaron. Te me perdiste cuando mas falta me hacías. Maldigo al tiempo y a la muerte que se burlan.

- Se posó con reposo la pesada carga del peso de la noche,sobre la frágil luz de la mañana y ágil el alba me libero de telarañas.

- Tras la nube negra, el claro del tiempo. En el tiempo, la vida. En la vida, la mentira. En la mentira la nube negra.